EL POETA DE LA BREVEDAD

lunes, 18 de junio de 2012

LA HISTORIA

LA HISTORIA


Si la historia la escriben los que ganan eso quiere decir que hay otra historia

la verdadera historia quizás

ha habido y sigue habiendo tantos muertos en nombre de la verdad

tanto asesino, genocida embestido de héroe

tanto mártir de la palabra

que uno no debe menos que dudar de quién esgrime convencido y con pretensión de convencer su interpretación de la historia

contra otros que callan y han callado

la duda ilumina

la sospecha devela

la intolerancia nos une en ese odio carnal sediento de muerte

la locura del sometido

la revolución de los nadies

jueves, 7 de junio de 2012

HIPOCRESÍAS

HIPOCRESÍAS


¿Que te puedo decir si estás podrido del sistema, si estás harto de ser un numerito más, que te puedo decir cuando decís que es muy injusto el orden de las cosas?

Acaso podría decirte que la economía domina a la política y es su instrumento aunque pretendamos lo contrario...que lo intentaremos desde acá, desde este ínfimo punto.

¿Qué te puedo decir si me confesás que no conociste el mar, que la vida se te pasó rápido entre fríos y calores insoportables?

Acaso invitarte a una aventura, acaso prometerte como tantos lo que la vida nunca te va a dar. Seguro te reirías con el cerco de tus dientes reflejando la pobreza.

No tenés otro trabajo que el que te “dan”, nunca el que ganaste y no podés pretender otra cosa que un magro puñado de billetes que cuando te dicen que no son importantes no podes siquiera responder de la amargura.

Pero viste que es cuestión de suerte, porque ¿cuál es la diferencia entre tus huesos y los del rey de España?...ninguna salvo el orden de las cosas...el orden económico de las cosas.

Entonces por cuestiones de la economía, del azar y de la política que anda por ahí tratando de levantar cabeza no tenés ni para un medicamento contra la gripe.

Hay manos que de arriba sueltan migas y vos a los manotazos querés agarrar el pan, pero tus brazos son cortos y el garrote es largo si no te educás.

¿Qué te puedo decir más que suerte con lo que te toca?, ya estás demasiado viejo para esperanzas y la única que te queda es esperar la muerte con dignidad.

Acaso tienen fundamento mis palabras llenas de la codicia del civilizado, acaso no tienen vergüenza de querer fundamentar el exterminio, hay que ser caradura para exigir desde un palacio mientras otros se comen la basura.

Te miro cuando te vas, sucio, acabado, con el paso lento y con esa bondad que me destroza, y me pregunto ¿como ser bueno cuando te desmembraron? ¿será bondad o hábito? ¿será la costumbre de los esclavos?

¿Quién niega que la esclavitud no se ha abolido? ¿Quién puede escaparse de este sistema?

Que te puedo decir yo con este frío si lo primero que hago cuando te veo es darle dos vueltas a la llave de mi puerta.