EL POETA DE LA BREVEDAD

martes, 17 de julio de 2012

PUEDE SER ESTA MADRUGADA

PUEDE SER ESTA MADRUGADA


Mis manos se esconden de tus manos

Para no tocarlas

Mi cuerpo huye del tuyo que se escabulle por la vida

Y así de desencontrados transitamos la época

Sin épica que sustente el dolor de haber nacido

En ésta sensación de hastío


Tu dolor me cubre las heridas y las recubro con la paciencia del olvido

Que todo lo nutre

En mirada escéptica

En mi amor que muere en el tuyo

Y no deseo nada más

Y eso es una bendición

Y eso es demasiado para mí

Que dependo tanto de ti

Para no ahorcarme esta misma madrugada


Está lleno de mierda el vaso que siempre ves a medio llenar

Y tus ojos me convencen

Me dejo vencer por ti

Que pelea luchan esos bastardos que ladran en las pantallas

Vencedores de su única verdad

Dogmáticos de la historia


Hoy nieva en este Carhué escéptico

Furia arraigada de la conquista

del blanco pálido de la Europa que soñamos

Como un sueño subvertido a algún comienzo

Que creemos

No debió ser


Pero eso no me convence

Ni tanta muerte me conmueve

Ni el hambre apeteciendo inmundicias del basural

Ni enormes naves del progreso sobre dentaduras desiertas

Y tripas llenas de parásitos

Solo me convencen tus ojos

Para seguir


Hay tanto idiota

Mi amiga

Tanto mitificador

Tanto sacerdote de la extremaución de mi creencia

Que no comulgo con ellos

Y sueñan mi olvido

Y lo concretan en su urnas frente al lago


Pero a mí solo me convencen tus ojos

Para no ahorcarme esta misma madrugada

No hay comentarios:

Publicar un comentario