EL POETA DE LA BREVEDAD

miércoles, 6 de junio de 2018

EL MUNDO



No hay muro que te proteja
no hay espada que te aleccione

un descuido menstrual
cuestión de cálculo
 o formula
 y ya te ves
atrincherado y sin esperanza
retorciéndote en abstracciones

No te engañes: tu eres el mundo.
No te engañes: solo hay una salida.

Y la mano temblorosa no se atreve a ejecutar las escena
la cobardía no es un defecto
solo un instinto más.


N.M.A.C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario