EL POETA DE LA BREVEDAD

sábado, 7 de julio de 2018

ES


Que es esto de respirar
como un deber
una punzada en el pecho frío sin aliento de seguir
sin cometer otra afrenta que caminar en tu mirada
con mi paso lento
con un adagio cansado
con la furia que se adormece para envenenarme

Destellos de un león que no quiso ser ni ha ido
más lejos que su guarida
más cerca que su aullido
incapaz de temer la distancia en que se pierden sus restos
No voy a cometer el mismo error de llorar frente a tu puerta
que esta ahí
frente a mí
cerrada a todo encuentro
para que tu ojo mordaz augure
por el nimio registro de su cerradura
la decadente figura que me representa
en este preciso momento.
N.M.A.C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario