EL POETA DE LA BREVEDAD

miércoles, 11 de julio de 2018

YO TE QUIERO CONTAR UN CUENTO

Yo te quiero contar un cuento en voz baja
para que tu cabeza en la almohada repose
y el susurro te inunde hasta transfugarte de las pesadillas...

Un muchacho y una muchacha se estrellan contra una pared
la pared dice cosas
y las cosas tienen nombres

Son hijos de nadie por ahora
pero dicen que son (los que todos lo dicen)
hijos de una gran loba
inocentes e ingenuos (mejor así ellos piensan)
y que hasta que los huesos no hablen
seguirán
en la cima del poder
amando a la gran loba

Y ejércitos de pies en ronda acechan su castillo
entonces matan palomas los gendarmes
de la tinta ensangrentada
la tortura no es un uso en estos días
pero vaya que sirvió a la gran loba

Los dos corderos a la hoguera
para que la loba no muera
tributo a un dios injusto
el dios del poder
de quien ejerce el poder
y la palabra del poder
el dios padre de la gran loba

Leguleyos
Cagatintas
exploran el lenguaje y las tablas del dios
para argumentar sus derechos
para apoderarse de la lanza
clavada en aquellos pechos
que amamantaron tristezas
y sangran heridas de noches en vela

La señora está seca
con su jardín de riquezas
con sus jarrones chinos
sus libaciones secretas
y esos hijos transformados
en crías entre el poder y el silencio

Las dentelladas en la carne
y aún siguen los pies en ronda
baleadas por las sombras que abrazan la memoria
y no la largan
y no la sueltan en la marejada

Y la ronda hace camino
y esos hijos saben lo que no son
abrigan los recuerdos del dolor
seguramente

y

en sus sueños de adultos
aunque repitan frente a la pantalla
el dictamen de los mercenarios
¿cuanto aguantará el corazón
tanto atropello?

a la vida
a su vida muchachos

Y no me llore señora con sus cruces
y no me rece rosarios de espanto
que la verdad está ahí
justo enfrente de sus ojos
y aunque la cubra y la maquille
nuestro infierno le derretirá su traje de lagarto

Hoy son hijos de nadie
objetos de alguien
mañana sabrán
que entraña los ha parido
puede que entre sombras y risotadas de asesinos

Y yo sé que esos pies en ronda
son el retorno eterno de lo que son y han sido.

Ahora duerme tranquilo
que la loba a muerto
las rejas y la justicia
la atraparon en este sueño.

N.M.A.C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario