EL POETA DE LA BREVEDAD

martes, 5 de junio de 2018

BIOGRAFÍA


...por suerte aún no había abierto los ojos
ante tanto horror...

ya era carne
ya era tarde
y lloré

que más hacer cuando no vale la pena
y por cosas de la naturaleza y sus nervios imbricados
hasta la teta te niegan

y me volví adicto al biberón
y a otras cosas

siempre busque el mar
recordando quizás mi primer ahogo

y entre tantas cosas sueltas
años después se oyen esos vivas voraces

el pútrido desecho de los miedos.

N.M.A.C.



En todo caso, había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío.
Ernesto Sábato

No hay comentarios:

Publicar un comentario